Google+ Followers

lunes, 7 de octubre de 2013

En 1º4 la clase la dio Carlos (7 de octubre)

En esta clase el gran protagonista fue el mapa. Estuvimos hablando acerca de cómo las invasiones de los germanos y otros pueblos bárbaros modificaron profundamente la situación política, cultural y religiosa en torno al Mar Mediterráneo. Nos detuvimos en la situación de los siglos VII y VIII y recordamos cuales eran los principales reinos e imperios que se extendían a lo largo de los tres continentes que rodean al Mediterráneo: Europa, África y Asia. Primero nos ocupamos de los francos y recordamos que ellos ocupaban aproximadamente la región de lo que hoy llamamos Francia. Desde el siglo VI, gracias a los triunfos militares de un rey llamado Clodoveo y a sus sucesores, los francos se habían convertido en el reino romano-germano más importante de Europa. Además, por esa época los francos abandonaron su antigua religión politeísta y se hicieron cristianos. Esto tuvo consecuencias muy importantes porque los francos se convirtieron en aliados del obispo de Roma, y fueron los principales defensores del cristianismo occidental.




Este mapa nos muestra los reinos que rodeaban al Mar Mediterráneo así como sus religones.
Luego nos detuvimos en el Imperio Bizantino y recordamos que también fue atacado por los bárbaros pero logró sobrevivir por más de 1.000 años gracias a que tuvo algunos emperadores muy hábiles que supieron defender el imperio. Los emperadores bizantinos se hacían llamar Augusto o César, pero eso tenía mucho apariencia ya que en realidad el Imperio tenía más de griego que de romano. Su capital era la ciudad de Constantinopla, la antigua polis griega de Bizancio. También dijimos que su religión era la cristiana aunque tendió a diferenciarse en muchos aspectos del cristianismo de occidente y por eso se llama cristianos orientales. Además se negaban a aceptar la autoridad del obispo de Roma (el “Papa”) y obedecían al obispo de Constantinopla (llamado el “Patriarca”).



La imponente catedral de Santa Sofía en Constantinopla. El historiador Procopio, asombrado por su enorme cúpula, afirmaba “que no parecía estar apoyada en la tierra, sino del cielo por una cadena oro”. En su origen era un templo cristiano pero luego fue convertida en mezquita (templo musulmano).
En tercer lugar, hablamos de los árabes  y dijimos que eran de origen semita y habitaban  Arabia, una gran península desértica del Asia separada de África por el Mar Rojo. A principios del siglo VII, un reformador religioso llamado Mahoma fundó una nueva religión llamada Islam, palabra que significa “obediencia” a la voluntad de Dios (Alá). Los fieles se llamaron “musulmanes”, término que significa “creyentes”. La doctrina de la religión islámica se encuentra contenida en un libro sagrado llamado el “Corán” que reúne las enseñanzas de Mahoma a los musulmanes.



La Meca es la ciudad más sagrada para los musulmanes. Allí deber peregrinar al menos una vez en la vida para adorar una piedra negra sagrada llamada la “Kaaba”. Hoy en día, hay más de 1.200 millones de musulmanes en el mundo.
En pocos años Mahoma se convirtió en jefe de Estado al mismo tiempo que jefe religioso e impulsó a los árabes a luchar contra los fieles, es decir todos los pueblos que no eran musulmanes (creyentes). Las conquistas de los musulmanes fueron muy rápidas. El gran reino de los persas no pudo resistir y fue dominado por los árabes en el siglo VII. El Imperio Bizantino, en cambio, logró sobrevivir a los ataques de los musulmanes pero a costa de perder grandes territorios. Pero el hecho más notable de la expansión musulmana logró crear, en poco más de siglo,  un imperio enorme que abarcaba desde los confines de la India hasta el Océano Atlántico. También invadieron Europa y se apoderaron de la Península Ibérica donde permanecieron por más de 700 años. También intentaron invadir el reino de los francos pero fueron rechazados por uno de sus reyes llamado Carlos Martel.
Es muy importante recordar que la invasión de los árabes es diferente a las invasiones de los pueblos romano-germánicos ya que mientras éstos se convirtieron gradualmente al cristianismo, los musulmanes nunca abandonaron su religión y la impusieron en los territorios que conquistaban. Así queda planteada la situación del mundo mediterráneo según vimos en esta clase, dividido entre reinos e imperios que representaban a tres grandes religiones: el cristianismo occidental (los francos), el cristianismo oriental (el Imperio Bizantino) y el Islam (los reinos musulmanes).


INFORMACIÓN IMPORTANTE PARA EL ESCRITO
Esta información es muy importante porque será preguntada en el escrito. Por lo tanto es bueno tomar nota de ella:
Mahoma impuso a los musulmanes 6 importantes preceptos obligatorios:
1) Creer solamente en Alá y en Mahoma, su profeta.
2) Efectuar oraciones cinco veces al día.
3) Dar limosnas a los pobres.
4) Ayunar durante el mes de Ramadán (40 días).
5) Realizar al menos una vez en la vida una peregrinación a la ciudad santa de La Meca.
6) Luchar en la guerra santa.

Hasta el miércoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario