Google+ Followers

viernes, 11 de octubre de 2013

En 1º2 la clase la dio Bernardo (11 de octubre)

El Imperio Carolingio

En la clase de la fecha empezamos a hablar de la forma en que se gobernaba el Imperio Carolingio. Habíamos recordado que en el año 800, Carlomagno había sido coronado emperador por el Papa León III en Roma. Para ellos ese episodio significaba la restauración del antiguo Imperio Romano de Occidente.

Para gobernar su imperio, Carlomagno había tomado elementos de la tradición germánica y otros elementos que eran de tradición romana. Empecemos por los elementos de tradición romana.

Carlomagno dividió a su imperio en divisiones territoriales llamadas CONDADOS. Eran como las provincias del Imperio Romano, tal vez un poco más pequeñas. Dijimos que en aquellos territorios fronterizos, donde se ubicaban vecinos peligrosos, los condados se llamaban MARCAS (como las provincias 'imperiales' de la época romana, ¿se acuerdan?). En estos territorios había que tener un cuidado especial. Era un territorio que tenía una función defensiva. Hubo hasta seis marcas en este imperio, y una de las más importantes fue la MARCA HISPÁNICA, que separaba el Imperio Carolingio del territorio que ocupaban los árabes.

A cada CONDADO lo gobernaba un CONDE, y a cada MARCA la gobernaba un MARQUÉS.
En este mapa verán en color verde las seis marcas.



Vayamos ahora a las tradiciones germánicas. Carlomagno era quien nombraba en sus cargos a los condes y marqueses. Como habíamos dicho hace un par de clases atrás, al igual que el poder de los reyes germanos, el poder de Carlomagno se basaba en la cantidad de fieles que tenía.

Los condes y marqueses tenían que jurarle fidelidad al emperador, tenían que obedecerlo y apoyarlo siempre. A cambio de esta fidelidad, Carlomagno les entregaba tierras, que era la fuente de riqueza más importante durante este periodo. Se decía que tenían el 'beneficio' de esas tierras, que no eran su propiedad, por eso por ejemplo no podían venderlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario