Google+ Followers

miércoles, 21 de agosto de 2013

En 1º2 la clase la dio Bernardo (21 de agosto)

Hoy en clase seguimos trabajando con obras públicas construidas y extendidas en el Alto Imperio. Hoy tocó el turno a los caminos y los acueductos. Empecemos por lo primero.
Aquí les dejo la imagen de la Via Appia, un camino que comunicaba a Roma con una ciudad llamada Capua.




Vitruvio, un ingeniero romano de la época contaba que para que un camino sea resistente en el tiempo debía constar de cuatro capas en su construcción. En la siguiente imagen veremos un corte de una calzada para ver estas capas de las que hablamos.




Cada una de estas capas tiene su nombre. Empezando de arriba a abajo se denominan; Pavimento, Núcleo, Rudo y Statumen. El Statumen son los cimientos del camino y se construyen con piedras gruesas. Sobre este, el Rudo, que consta de una capa de piedras pequeñas con cal, agua y arena. Sobre esto el Núcleo, que era otra capa de piedras, y finalmente el Pavimento, una capa de grandes rocas planas con canaletas a los efectos de que el agua de lluvia no se filtrara.

Estos caminos tienen mucha fama hasta el día de hoy, su objetivo era comunicar a Roma con las ciudades del imperio. Existe una muy famosa frase que dice “todos los caminos conducen a Roma”, y es justamente por esto que acabamos de mencionar.
La construcción de estos caminos llevó mucho tiempo y mucho trabajo, pero a la vez fueron muy útiles porque tenían varias funciones.

Primeramente una función militar. En un principio todos los caminos se construyeron por y para el ejercito. Esto explica que muchos llegaban a territorios hostiles no pertenecientes al imperio que peligraban la tranquilidad del mismo. El objetivo era que los ejércitos se trasladaran de un lugar a otro lo mas rápido posible.
Como segundo aspecto podemos ver que durante el Alto Imperio Roma tenía dominadas muchas provincias, las cuales debían pagar tributo cada un tiempo a la capital romana. Es por esto que los caminos facilitaban, por un lado a Roma recibir, y a las provincias hacer llegar ese tributo.
Servían como medio de comunicación. En la antigüedad no contaban con la tecnología con la que hoy contamos. Hacer llegar un mensaje podía demorar meses. Con la construcción de estos caminos se podían acortar esos tiempos.
La última función tiene que ver con el uso particular, el uso que cualquier persona podía darle para cumplir o satisfacer sus necesidades.

Luego hablamos del sistema de suministro (suministrar quiere decir proveer, dar, ofrecer) de agua a las ciudades: los Acueductos.




Como dice la palabra, un acueducto es un caño de agua. Estos acueductos se parecían a puentes. (mejor dicho se parecen, porque muchos todavía siguen en pie!!!!).
Dijimos que el agua es imprescindible para la vida, una persona no puede sobrevivir más de tres días sin tomar agua. Es por esto que la construcción de ciudades en la antigüedad estaban siempre situadas cerca de ríos o mares. La ciudad de Roma por ejemplo estaba construida sobre el Río Tiber. Debido al gran crecimiento de la población durante este periodo, el Río Tiber, ya no era una fuente suficiente de agua para abastecer a esta población enorme. Se imponía la necesidad de llevar agua a Roma de alguna otra forma.
La región en la que se encuentra Roma esta rodeada de colinas y montañas, en donde la lluvia y el deshielo de los picos forman manantiales en las laderas de las montañas. Estos manantiales atrajeron la atención de los romanos, que decidieron llevar esa agua hasta la ciudad a través de los acueductos.




Vimos que los acueductos fueron construidos usando una técnica llamada arco de medio punto. Es una técnica característica de la arquitectura romana, que no solo usaron para la construcción de los acueductos sino también para el coliseo y otros edificios. Es una técnica muy apta para cubrir o salvar distancias largas.




Como herramienta de traslado del agua ellos usaban la gravedad. Como no contaban con maquinas que muevan el agua a presión como en la actualidad, los acueductos tenían una pequeñísima inclinación que hacía que el agua se trasladase por el acueducto desde el punto más alto hasta el más bajo. Tenían que mantener una inclinación moderada para no sufrir el peligro de que se desborde el agua al llegar a la ciudad. Una vez en la ciudad, el agua bañaba muchísimas fuentes donde cada persona con sus recipientes tomaba la cantidad que necesitaba para sus quehaceres cotidianos. Además también servían para llevar agua hacia las Termas. El viernes vamos a ver de que se trata este edificio público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario