Google+ Followers

miércoles, 31 de agosto de 2011

La crisis del siglo III (I) (31 de agosto)

Hoy comenzamos a estudiar la crisis del siglo III en el Imperio Romano.
Como fue un fenómeno muy complejo nos tomará varias clases analizar lo que pasó. Para entenderlo mejor, lo separaremos en 5 puntos que iremos abordando sucesivamente:

  1. Los bárbaros traspasan las fronteras del Imperio en varios puntos
  2. El poder imperial se ve disminuido y desprestigiado
  3. Sobreviene una crisis económica gravísima
  4. Hay una gran inseguridad y miedo por todos lados
  5. Ya nadie sabe quien manda: ANARQUÍA MILITAR

*****************************

1. Los bárbaros traspasan las fronteras del Imperio en varios puntos

Hoy estuvimos viendo cómo, a pesar de tener el limes, los bárbaros lograron traspasar las fronteras del Imperio Romano. Algunos, como los germanos que estaban cerca de los ríos Rin y Danubio, presionaban contra las fronteras romanas porque los empujaban otros pueblos, que eran presionados por otros, que eran presionados por los Hunos (hiung-nu) desde las estepas del Asia central (en el mapa están en color azul). Otros, como los Persas (color amarillo oscuro), presionaban en Asia Menor porque querían agrandar su imperio, y otros, en el norte de África (color verde), eran jinetes nómades del desierto, que se dedicaban al pillaje y al robo. Lo cierto es que, al mismo tiempo, el Imperio se vio atacado por todos los puntos cardinales.
Este mapa, que volveremos a ver más adelante porque tiene mucha información importante, te muestra los diferentes pueblos que presionaron sobre las fronteras del Imperio Romano a lo largo del siglo III.




2. El poder imperial se ve disminuido y desprestigiado

Estuvimos comentando que las comunicaciones en aquella época era muy diferentes a las nuestras. Vimos que si por ejemplo los bárbaros atacaban en lo que hoy es Bélgica, en Roma se enteraban tal vez un mes después, porque debía ir una persona a caballo a llevar la noticia. No había ningún medio más rápido de transmitir noticias. Eso era terrible para la autoridad del emperador.
Resultaba que frente a los ataques de los bárbaros, los generales tenían que tomar decisiones sin contar con la aprobación del emperador, y tampoco podían cumplir sus órdenes, si las había dado porque nunca llegarían a tiempo.
Entonces resultaba que la autoridad del emperador estaba desprestigiada, porque los bárbaros atacaban el Imperio y entraban a vivir en su territorio, pero además resultaba disminuida porque había otros que tomaban su lugar en la defensa del imperio, dando órdenes y tomando decisiones sin el conocimiento del emperador.

En las próximas clases veremos cómo además de la presencia de los bárbaros en las fronteras del Imperio y dentro de su territorio, hubo otros factores que contribuyeron a disminuir todavía más la figura del emperador y a llevar su desprestigio al máximo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario