Google+ Followers

miércoles, 1 de octubre de 2014

La gran crisis del siglo III (1) (1º de octubre)

Este mapa muestra dónde estaban las fortificaciones más importantes,
marcadas en verde, amarillo y rojo
Hoy vimos que luego de dos siglos de paz en el imperio romano (siglos I y II) las cosas empezaron a andar mal. Durante esos dos siglos, por temor a algunos pueblos vecinos del imperio, los emperadores habían hecho construir muros defensivos a los cuales llamaron LIMES (de ahí viene la palabra límite). Con el tiempo esas defensas cubrieron prácticamente todo el perímetro del imperio romano. 



Todavía se pueden ver algunos restos que se conservan desde aquella época.
Estos son restos del 'Muro de Adriano', que están en Escocia.
Los hizo construir el emperador Adriano, que gobernó entre los años 117-138
Esta es una reconstrucción del limes hecho con troncos
Está en la zona de lo que hoy es Alemania

Sin embargo, a pesar de todo, a fines del siglo II los bárbaros atraversaron el limes y entraron al imperio romano en varios lugares. Esto era totalmente inesperado y les provocó muchos problemas, que fuimos tratando de ver lentamente. 
En primer lugar mencionamos que el ejército no estaba preparado para la tarea de detener a los bárbaros. Era necesario tener más soldados, más legiones, más transportes, alimentos, armas.... y todo esto costaba mucho dinero, además de requerir un gran esfuerzo de organización. 

Lo que pasaba era que... mientras tanto.... como comentamos, Europa estaba pasando por una época terrible desde el punto de vista climático, y la producción de alimentos se reducía cada año un poco más. 
Para el emperador esto era muy malo, porque sus recursos provenían de los impuestos, y los impuestos estaban en relación con la cantidad de producción. La producción descendía, la recaudación de impuestos también... y justo en el momento en que necesitaba más dinero para el ejército que debía marchar a las fronteras a detener y expulsar a los bárbaros.

Además...porque no solo el emperador tenía problemas, los productores que se veían afectados por la disminución de la producción intentaban resolver esta situación de alguna manera. Intentaron subir los precios, pero no fue efectivo. No tenían suficientes compradores, y más bien cada vez más todo aquel que tenía algo corría el riesgo de ser atacado por bandidos y ladrones que no tenían otra forma de vivir. Muchos eran esclavos liberados o expulsados por sus propios dueños al no poder mantenerlos. 

En conclusión, terminamos la clase hablando de una inseguridad tremenda y cada vez mayor en todo el imperio, pero particularmente en las ciudades. 

En la próxima clase vamos a ver qué hizo el emperador para intentar mejorar esta situación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario