Google+ Followers

martes, 21 de octubre de 2014

Algo más sobre los reinos romano germánicos (20-21 de octubre)

Hoy continuamos hablando sobre los reinos romano-germánicos.
Nos concentramos en una idea: No es posible hacer un mapa de esos reinos... que sirva para mucho tiempo.
Por eso anotamos varios asuntos que nos parecieron importantes:

  • esos reinos no tenían fronteras exactas, precisas, como las de los países actuales. Dijimos que eran más bien zonas de influencia, salvo que se pudiera marcar un límite natural, como por ejemplo, un río. 
  • los germanos eran pueblos en movimiento, hacía siglos que se desplazaban al oeste... de forma que aunque durante un tiempo estuvieran establecidos en un lugar, eso no quería decir que no continuaran su marcha...
  • para ellos, el reino era como una propiedad de su rey, de manera que a su muerte se dividía entre sus hijos... y tal vez se volviera a unificar total o parcialmente si había una lucha entre los hijos (cosa que era muy común)
  • el estado natural era la guerra. Pensaban en atacar, avanzar, destruir, y temían ser atacados, vencidos y que su reino pasara a formar parte de otro. 
  • también era posible que el rey donara o negociara parte del territorio de su reino en un conflicto o en una alianza, que podía ser por ejemplo, el matrimonio de una de sus hijas. 


En la segunda parte de la clase nos ocupamos del idioma que se hablaba en esos reinos. Sabemos poco, pero sabemos que de la mezcla del latín que hablaban los romanos con los diferentes idiomas que hablaban los germanos surgieron idiomas que conocemos porque se hablan hoy en día: el español, el portugués, el francés, el italiano... y otros más. También hay idiomas como el inglés o el alemán, que se mezclaron menos con el latín, pero que igual tienen muchas palabras que son claramente derivadas del latín.

Comentamos que los germanos no traían una escritura propia, que aprendieron a escribir con los sacerdotes de la iglesia, que eran casi los únicos que sabían escribir (y leer el latín, que era el idioma en que estaba escrita la Biblia). Por esta razón, saber algo más acerca de cómo hablaban es casi imposible. Solo conocemos como evolucionó su idioma si tenemos algún testimonio escrito, y en realidad son muy poco abundantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario