Google+ Followers

viernes, 12 de octubre de 2012

El Imperio de Carlomagno (12 de octubre)

En la clase de hoy continuamos hablando de Carlomagno.
En particular nos interesó situar su forma de gobierno como algo que estaba a mitad de camino entre las tradiciones romanas y las tradiciones germánicas.

Primero hablamos de lo tenía de romano, y contamos que al igual que los romanos Carlomagno había dividido su imperio en varias 'circunscripciones territoriales' (quiere decir 'fragmentos de territorio') similares a las provincias romanas. En el caso del imperio carolingio se llamaban condados, y estaban gobernadas por un conde. Había más o menos 200 condados.
También recordamos que las provincias romanas se dividían en imperiales y senatoriales, según necesitaran más o menos apoyo militar para retenerlas o defenderlas. En el caso del imperio carolingio dijimos que algunos condados se llamaban marcas, y estaban justamente en las zonas más peligrosas: la marca danesa, la marca de España, la marca bretona... Miramos los mapas que teníamos de las clases anteriores y las vimos. Llegó a haber hasta 6 marcas, y eso dependía de las circunstancias (o sea de la peligrosidad de los vecinos).
Esta imagen muestra
la coronación de Carlomagno en Roma
También anotamos en el cuaderno que Carlomagno, igual que los emperadores romanos, se consideraba el emperador de todos, incluso tomó el nombre de EMPERADOR (y dejó de ser simplemente el rey de los Francos) igual que los romanos. Contamos que fue coronado en Roma, justamente, por el papa León en el día de navidad del año 800. Una fecha fácil de recordar.

Finalmente agregamos que Carlomagno intentó, como los romanos y como había hecho antes Alejandro Magno, unificar su imperio en varios aspectos: la educación, el comercio, las leyes... Eran años muy difíciles, y en realidad este proyecto quedó bastante lejos de lo que Carlomagno aspiraba.

Aprovechamos para comentar que el propio Carlomagno aprendió a escribir, y ya tenía más de 40 años en esa época. Fue Eginardo, su gran amigo, quien le enseño. Eginardo era monje, y en esa época eran casi los únicos que sabían leer y escribir.
Como a Carlomagno le daba muchísimo trabajo escribir, y no le gustaba que se notara, practicaba de noche, tarde, cuando nadie lo veía. El se inventó una firma, más fácil de dibujar que las letras de su nombre...


Busquen bien y van a encontrar K A R O L U S (las vocales están todas incluidas en el rombo central)

En la última parte de la clase hablamos de las tradiciones germánicas que Carlomagno mantuvo. Lo primero que hicimos notar fue que se relacionaba con los condes y con los marqueses a través de un juramento de fidelidad. Esto era muy distinto de las formas por las cuales los funcionarios romanos llegaban a sus cargos (eran electos por la asamblea, por el senado, nombrados por el emperador, pero solo eso).
También explicamos que la retribución (como si fuera el pago, la compensación) por esa fidelidad era el beneficio de una tierra. En esa época la idea de propiedad privada o del Estado (como el caso del ager publicus o el ager romanus) había desaparecido casi por completo. En realidad, la tierra representaba la manera en que una persona participaba de una relación de dependencia personal (como el colonato, por ejemplo).
La última diferencia que señalamos con la tradición romana era que en realidad no había una capital en el imperio. Carlomagno quiso que fuera el palacio de Aquisgrán, pero lo que sucedía era que el emperador nunca esta en casa... Miren este mapa, que muestra (unidos con líneas rectas artificiales) una especie de 'itinerario' de la vida de Carlomagno. Nunca estaba mucho tiempo en el mismo lugar. Aquisgrán ha cambiado de nombre, y en la actualidad está en Alemania (cerca de la frontera con Bélgica) y se llama Aachen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario