Google+ Followers

miércoles, 22 de agosto de 2012

En 1º2 la clase la dio Graciela (11) (22 de agosto)


En la clase de hoy comenzamos a trabajar con el IMPERIO ROMANO.  Lo primero que vimos al trabajar con la ficha que  pegamos en el cuaderno, fue que el IMPERIO ROMANO se divide en ALTO IMPERIO (31 A.C. – 193 D.C.) y BAJO IMPERIO (284 D.C. – 476 D.C.), separados ambos períodos por lo que llamamos CRISIS DEL SIGLO III (194 D.C – 283 D.C).
Al comenzar la clase recordamos un poco lo que ustedes habían trabajado con la profesora la clase anterior, es así que recordamos que Augusto luego de la batalla de Actium, poseía todos los poderes, el poder militar (del ejército), el poder civil y el poder religioso. Vimos entonces que la principal preocupación pasará  a ser ahora la de legitimar (darle una base legal) a esta nueva situación (la concentración en una sola persona del poder).  Se hacía necesario adecuar el ordenamiento jurídico construido para la República a la  nueva realidad: el IMPERIO.
Nos interesó principalmente  recordar dos momentos:
1.       En el año 27 A.C. Augusto se presenta ante el Senado y le devuelve a este todos  los poderes que había acumulado hasta entonces (militar, civil y religioso), pero el Senado a cambio lo nombra PROTECTOR Y DEFENSOR DEL ESTADO. Con este nombramiento Augusto logra  mantener  para si el poder militar.
2.       En el año 23 A.C. el Senado le otorgará un poder que ustedes ya conocían: el DERECHO A VETO que antes poseían los Tribunos. Vimos que con este derecho Augusto podría controlar cualquier medida contraria a sus intereses.
A continuación pasamos a trabajar con algunas características de esta nueva forma de gobierno para los romanos. Una nueva forma de gobierno que ya no incluía las dos características básicas de la REPUBLICA: la anualidad y la colegiabilidad.


Pudimos ver  que los viejos órganos de gobierno de la República se mantuvieron, pero solo en apariencia. Vimos por ejemplo  que el Senado  en su conjunto pierde peso. Augusto  utilizará una táctica muy inteligente, comenzará a  ofrecer a los miembros del senado cargos en el gobierno,  con esto la gran mayoría de los miembros del Senado pasan a depender de Augusto, por lo tanto iba a ser muy difícil que alguno de estos senadores se le opusiera. Pero también el Senado fue perdiendo fuerza a raíz de la creación del CONSEJO ASESOR, una innovación de Augusto que en cierta forma se mantiene hasta el día de hoy (recordamos que en nuestro país por ejemplo los días miércoles se reúne nuestro presidente con todo su gabinete ministerial y asesores). Este Consejo asesor integrado por especialistas en distintas ramas, tiene justamente la función de asesorar a Augusto en distintos temas.
Otra característica, que si  bien no pudimos terminar de trabajarla en clase, se las voy a detallar aquí, por lo tanto les pido presten atención a esto que sigue. En la ficha que repartimos en clase pudimos ver un mapa del Imperio Romano, definitivamente abarcaba un territorio inmensamente grande. Dicha extensión territorial necesitó de nuevas formas de administración. Es así que Augusto divide el Imperio en dos:
1.       Provincias Senatoriales:  Estas  eran  administradas directamente por el senado pero sometidas a un estricto control por parte de Augusto.
2.       Provincias Imperiales: Eran las gobernadas por funcionarios directamente nombrados por Augusto.
La única Provincia que no era ni Imperial ni Senatorial era Egipto, que poseía un estatuto un tanto particular: Egipto era propiedad privada del Emperador.

El criterio utilizado por parte de Augusto para realizar esta división fue el siguiente: al Senado le entregaría aquellas provincias que se hallaban pacificadas, mientras que quedarían bajo el control de Augusto aquellas que aún mantenían focos de resistencia. 
Luego de  trabajar estas características del  nuevo sistema de gobierno, que se conoció con el nombre de Principado, intentamos ver como distintos historiadores caracterizan el nuevo sistema de gobierno que le sucedió a la República. Y vimos que no todos los historiadores están de acuerdo.
En primer lugar leímos, este material lo tienen ustedes en la ficha “No podía ofrecer garantía alguna para la paz duradera y su proyección en el futuro si no conservaba bajo su control personal toda la fuerza armada del Imperio. En esto no había otra opción: no podía dividir el poder con nadie y debía ser, solo él, el imperator” Scullard, H – Cary, M “Historia de Roma”, V. II, “El fin de la República y la instauración del principado”.
En segundo lugar también de la ficha, leímos: “El principado, aunque absoluto, no era arbitrario. Derivaba por consentimiento y delegación; se fundaba en la ley. Esto era algo diferente de las monarquías del Este (…). La completa libertad podía ser poco efectiva, pero el completo esclavismo era intolerable. El principado posibilitaba un término medio entre estos extremos” Syme, Roland “La revolución romana”.
Y por último yo les leí un texto del historiador José Manuel Roldán “Por supuesto el principado de Augusto en cuanto a su fundamento de poder era una monarquía militar enmascarada: el poder fue conquistado con la fuerza de las armas y se apoyaba en la exclusiva facultad de disposición del princeps sobre el ejército. Por otro lado el princeps podía disponer de gran parte de las finanzas del Estado e intervenir en todo el aparato de la administración. Esta posición de poder no era solo prácticamente ilimitada, sino que, en la intensión de Augusto  estaba trasmitirla a un heredero de su familia.” Roldan, José Manuel “El Imperio Romano”.
Hasta aquí nos podemos hacer una idea de como Augusto controlaba el gobierno del Imperio, ahora la clase que viene vamos a trabajar en las formas de control sobre la población en general. Para esto vamos a tener que recordar un poco los métodos que utilizó  Alejandro para que las poblaciones sometidas de Asia no se rebelaran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario