Google+ Followers

miércoles, 22 de agosto de 2012

En 1º 4 la clase la dio Bruno (14) (22 de agosto)


En la clase de hoy comenzamos a trabajar con el período Imperial de la historia de Roma. Vimos que este período ocupa muchos años, desde el 31 a.C. hasta el 476 d.C. Para comprender mejor esa clasificación realizamos una línea de tiempo como las que solemos trabajar en clase.


                    -31                                             192                  284                                           476


- I



I

II



III



IV

V



VI

       
República               Alto Imperio                Crisis S. III           Bajo Imperio                Reinos Bárbaros


Ubicamos con un color distintivo que hasta el 31 a.C (-31) encontramos la Republica. Este período finaliza con la asunción de Octavio como emperador, posteriormente nombrado Augusto. Desde el -31 hasta el 192 el período se denomina Alto Imperio. Sobre este período vamos a ahondar en las siguientes clases.

Desde el 192 al 284 encontramos un período de muchos conflictos que los autores identifican con el nombre de Crisis del S. III. Por último el Bajo Imperio hasta el 476, cuando el emperador Rómulo Augusto es sustituido por el jefe bárbaro Odoacro.

El período que más nos interesa analizar en este momento es el Alto Imperio: su carácter distintivo es que es el período de mayor esplendor del imperio romano. Esto se debe a que fue cuando mejor se organizaron las posesiones territoriales y se construyeron algunas de las más impresionantes obras arquitectónicas como, por ejemplo, el Coliseo. Otro rasgo llamativo es que es durante este período que el Imperio alcanza su mayor extensión, específicamente con el emperador Trajano (98-117) que se conquistaron los territorios de Armenia y Mesopotamia (estas conquistas no duraron luego de la muerte del emperador).

Uno de lo mayores problemas del sistema imperial es que no tenía una ley de sucesión clara, es decir, qué hacer cuando muere un emperador. Cada que había que elegir un sucesor se enfrentaron a conflictos entre jefes que pretendían alcanzar este cargo máximo. Para solucionar esto, muchos emperadores “adoptaron” en vida a su sucesor, asociándolo desde jóvenes a funciones de gobierno. La práctica de la “adopción” era muy común en Roma, como vamos a ver más adelante.

Otro gran problema del imperio era su extensión: Era tan inmenso que debían buscar una solución que facilitara la organización de las posesiones. Para esto, los romanos hicieron algo muy similar Alejandro Magno, es decir, que dividieron el territorio en distritos más pequeños que se denominan PROVINCIAS, que estaban gobernadas por un jefe. Augusto, para muchos el primer emperador, quiso mantener buenas relaciones con el Senado, que tenía mucho poder, entonces le otorgó provincias para que administrara, se denominan provincias SENATORIALES. Los demás territorios formaban las provincias IMPERIALES, con jefes nombrados por el emperador. Un territorio que recibía una clasificación especial era Egipto, que era considerado una propiedad personal del Emperador. Vean el mapa sobre la división en Provincias.




La próxima clase veremos los poderes del emperador a partir de Augusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario