Google+ Followers

viernes, 4 de noviembre de 2011

Los efectos políticos de las segundas invasiones (4 de noviembre)

Hoy estuvimos analizando cómo las invasiones de los siglos IX y X cambiaron la forma de gobernarse que había en Europa (es decir, la que había tratado de imponer Carlomagno).
Como los invasores atacaban por todos lados, en grupos pequeños, atacaban y se iban, y eran muy violentos, la idea de que hubiera una defensa central organizada contra ellos colapsó rápidamente.
Entonces sucedió que muchos nobles comenzaron a organizarse para la defensa tomando juramento de fidelidad de otros nobles (imitando la manera que lo hacían con el Emperador o con el Rey, que a su vez se inspiraba en la tradición militar germánica de los primeros invasores).

En la clase explicamos que en esta relación había un SEÑOR y un VASALLO.
El vasallo le juraba fidelidad al señor. En la próxima clase vamos a ver que el señor retribuía la fidelidad con un feudo (que era una tierra, pero no en propiedad... algo de esto ya hemos visto, no era una novedad total...)

Luego leímos un antiguo juramento de fidelidad que se conserva en un museo. En aquella época no había papel, así que escribían sobre pergaminos (que eran cueros de cabritas o de otro animal).
Esta imagen está preparada para darte una idea de cómo era, pero está claro que no estaba escrito en español, ni con una computadora, sino a mano, en un idioma a mitad de camino entre el latín y el francés.... y mucho más difícil de leer que lo que nos ha costado en clase leer la letra gótica.












   Estas imágenes son muy antiguas, y muestran como la gente de la época representaba la ceremonia en la que el vasallo juraba fidelidad al señor.




























Recordar que en la prueba del 18 de noviembre voy a preguntar si se acuerdan en qué otra ocasión estudiamos que la autoridad central del emperador no era la fórmula apropiada para defenderse de los invasores, y por lo tanto se fortalecieron autoridades locales que disminuían, o simplemente ignoraban la autoridad del emperador. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario