Google+ Followers

lunes, 20 de junio de 2011

Clase del 20 de junio

En la clase de hoy terminamos de trabajar con la ficha que habíamos entregado.
Repasamos bien los cambios que hubo en Roma entre fines del siglo VI aC y comienzos del siglo III aC.
Vimos por ejemplo que el lugar que tenían los patricios al principio, luego lo ocupa la nobleza patricio-plebeya (que se formó luego de que la ley Canuleia del 445 aC permitiera matrimonios entre patricios y pelbeyos).
Vimos también que en el lugar que había ocupado el rey, hubo cada vez más magistraturas: cónsul, pretor, censor, cuestor, edil y tribuno. Todas esas magistraturas eran colegiadas (por ejemplo, había dos cónsules, y llegó a haber 10 tribunos) mientras que la monarquía era unipersonal (había un solo rey a la vez). También recordamos que el rey era vitalicio (para toda la vida) y los magistrados tenían cargos anuales (duraban solo un año en ese cargo)
Luego vimos que los plebeyos también consiguieron el acceso al ager publicus, después de que se aprobaran las leyes Licinias, en el 367 aC. Fue así que se creó una clase media rural, es decir una clase integrada por quienes disponían de extensiones medianas de tierra, ni muy grandes (latifundios) ni muy pequeñas (minifundios)
Con todo eso llegamos a la conclusión de que, por su propio camino, Roma llegó también a solucionar de alguna manera los problemas que tenía en sus primeros años. Para eso miramos nuevamente los extremos de la ficha, para mirar los problemas que había en el siglo VI ac y las soluciones que habían encontrado en el siglo III aC

Después coloreamos los mapas, que nos mostraban como Roma, en el primer mapa era solo una ciudad entre los dominios de los etruscos, cartagineses, latinos, samnitas y griegos.
En el último mapa solo estaban los romanos dominando toda Italia, y los cartagineses dominando las islas.... Esto, traerá problemas. Después de las vacaciones estudiaremos las guerras 'Púnicas', entre romanos y cartagineses.

Esta es la foto de una maqueta que hay en el Museo della Civiltà Romana, en Roma. Representa la ciudad de Roma en sus inicios. Fue hecha basándose en los datos que le suministraron los arqueólogos a los artesanos que la construyeron. Tuvieron muy en cuenta cómo debió haber sido el relieve en aquella época, ya que a lo largo de casi 3000 años de vida urbana en el lugar, muchas cosas han cambiado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario