Google+ Followers

viernes, 28 de septiembre de 2012

En 1º4 la clase la dio Bruno (20)


En la clase de hoy trabajamos con un tema nuevo: el colonato. 
Este nuevo sistema de explotación de la tierra y status de los que vivían de ella aparece por primera vez en el Imperio romano durante el Bajo Imperio (siglos IV-V) aunque puede comenzar algún tiempo antes (ya desde la Crisis del Siglo III).

¿En que consistía este nuevo sistema?

Debido a la gran inseguridad que se vivía en las ciudades, causada por muchos factores (precios altos, escasos alimentos, altos impuestos) las personas optaron por trasladarse poco a poco a los campos. Los integrantes más adinerados de la sociedad romana se mudaron a las viejas villas, que a partir de ese momento se desarrollaron notablemente.
Aquellos más pobres, sin trabajo y angustiados por los altos impuesto y las malas condiciones de vida de la ciudad fueron tras ellos en busca de trabajo.

En las villas, los romanos descubrieron una nueva forma de trabajar la tierra: se trataba de que un campesino trabajara la tierra de otro que era más poderoso. Los colonos en el Alto Imperio eran eso, ofrecían a terratenientes su trabajo en tierra ajena por un plazo de 5 años o más y a cambio le entregaban una renta, es decir, una parte de la cosecha. Una vez cumplido el plazo los campesinos volvían a sus tierras. Eran absolutamente libres aunque se obligaran por contrato a cumplir su función.

En el Bajo Imperio las cosas cambiaron. La crisis hizo que muchos pobres perdieran sus pequeñas parcelas de tierras. Mientras tanto, lo pobres provenientes de las ciudades, se fueron al campo a pedir trabajo. El terrateniente, al que le pusimos de nombre Lucio, le ofrecía al pobre de la ciudad el siguiente trato: le daba una parte de su tierra para que el colona la cultivara pero le tenía que entregar parte de la cosecha. Por otro lado, el colono no debía pagar impuestos porque de eso se encargaba el terrateniente. Es más, si producía mucho, le alcanzaba para pagar la renta, consumir los productos y además vender lo que le sobraba en el mercado.

Para los campesinos vecinos de terratenientes como Lucio, la situación era similar. Debían pagar altos impuestos y corrían el peligro de que fueran llevados al ejército. Entonces optaron por darle su pequeña propiedad a una persona como Lucio y éste les cobraba una renta. El resto era igual que con los demás colonos, no pagaban impuestos, eran PROTEGIDOS y no corrían riesgos de que les robaran.

Poco a poco, durante el Bajo Imperio (siglos IV-V) los campesinos libres, dueños de pequeñas tierras se fueron transformando en colonos, algo que parecía ventajoso tanto para los campesinos como para los terratenientes. Por el caos que había generado la Crisis del Siglo III, muchos emperadores como Diocleciano (autor de la tetrarquía) y Constantino (fundador de Constantinopla), crearon leyes que hacía que las personas no pudieran cambiar de profesión. Las leyes fueron obligando cada vez más a que los colonos siguieran siendo colonos por el resto de sus vidas (vitalicio) y además su condición se trasmitía a sus hijos (hereditario). Estos emperadores buscaban que la sociedad quedara inmovilizada para que no se creara nuevamente un caos como en el siglo anterior.

Por otro lado, existían los esclavos, que no dejaron de existir. Que hubiera colonos, no implicaba que no se pudieran tener esclavos aunque se hicieron menos frecuentes.

Los esclavos provenían de las conquistas, pero estas ya hacía tiempo que habían terminado. Muchos esclavos se ofrecían como voluntarios en el ejército y otros simplemente escapaban. Siempre que un producto escasea su precio tiende a subir, y fue lo que sucedió con los esclavos. Durante el Bajo Imperio se hacen cada vez más escasos y más caros. Además los esclavos representaban otros aspectos negativos: había que alimentarlos en un período en que los alimentos eran caros. Producían poco porque lo que cosechaban no les pertenecía. Entonces muchos terratenientes como Lucio decidieron liberar esos esclavos y convertirlos en colonos, de esa forma producían más, no había que alimentarlos, entregaban siempre una renta y el problema parecía solucionado.

Esto no quiere decir que los esclavos desaparecieran: las tareas domésticas (dentro del hogar) siguieron siendo cumplidas por esclavos.

Algunos preguntaron si esta situación de colonato era favorable: en realidad, por las condiciones en que se encontraban algunos campesinos, era una solución favorable en principio. A pesar de ello muchos quisieron escapar cuando se vieron obligados a trabajar así de por vida. Había penas muy duras para los terratenientes que los dejaran escapar. A partir de este momento, el dueño de tierras que tuviera colonos se denomina PATRONO.

Por otro lado se planteó la pregunta de si esta nueva situación de COLONATO iba a tener consecuencias a futuro: SI QUE LAS VA A TENER y muy importantes. Por ahora veremos colonos, pero más adelante veremos siervos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario