Google+ Followers

miércoles, 26 de septiembre de 2012

En 1º4 la clase la dio Bruno (19)


La clase de hoy fue una clase especial, ya que no pudimos tener clase en el lugar habitual, el salón, sino que trabajamos en el laboratorio. Intentamos trabajar con los grandes cambios en el Imperio romano en este nuevo período que comenzó luego de la CRISIS del Siglo III. Dijimos que a pesar de que el poder político se había estabilizado y que ya no reinaba la ANARQUÌA de la que hablamos en clases anteriores, la situación nunca volvió a ser como en el Alto Imperio. La paz de ese período no iba a repetirse en Roma, el esplendor de las ciudades había pasado y el poder político ahora era llevado adelante por un MONARCA, un SEÑOR o AMO, según nos indica el término DOMINE que en latín quería decir DOMINAR, MANDAR, SER DUEÑO DE…
En contraposición a la paz del Alto Imperio, era muy difundido en Roma un sentimiento profundo de INSEGURIDAD. El símbolo de esa inseguridad eran en gran medida las ciudades. ¿Por qué eran consideradas tan inseguras las ciudades? Antes eran el símbolo de grandeza… Lo cierto es que los mendigos y los ladrones eran muchísimos allí, todavía les atraían las entradas gratuitas a juegos de circo donde daban pan gratis. Además en las ciudades estaban los recaudadores de impuestos que cobraban sumas cada vez más altas y para los más pobres, la vida se hacía muy difícil.
Para los ricos la situación también era difícil: los esclavos huían, les robaban, les quitaban sus bienes, y muchas veces les obligaban a pagar obras públicas que el Estado no podía financiar. Entonces tomaron una importante decisión… SE FUERON A VIVIR A SUS VILLAS EN EL CAMPO.






Allí el ambiente no era absolutamente seguro pero era mejor que la ciudad. Durante el Alto Imperio ya existían estas viviendas pero no habían alcanzado el esplendor que alcanzaron en los siglos IV y V. Eran enormes construcciones rodeadas de murallas, con muchas personas trabajando, lejos de todo.
¿Cuáles eran las ventajas de las villas? Justamente, allí era más difícil que vinieran los ladrones, quedaba muuyy lejos. Los recaudadores de impuestos no eran tan frecuentes.
La situación de inseguridad en la ciudad era igualmente difícil para los pobres, que solían trabajar en obras públicas como las calzadas. Lo que sucedió fue que como no había donde trabajar muchos volvieron a dedicarse a la agricultura, en muchos casos en los grandes territorios de los ricos.
Por último mencionamos las consecuencias de esto para quienes tenían su trabajo fijo en la ciudad como los artesanos. Para estos la situación fue desastrosa. Es más, el emperador Domiciano los había obligado a reunirse en agrupaciones y no les permitía trasladar bajo amenaza de fuertes castigos. La sociedad quedó casi inmovilizada ya que las personas no podían desplazarse libremente de un lugar a otro y además estaban atacados a sus trabajos.
Sobre este último punto vamos a trabajar más en la próxima clase, en que vamos a ver que surge una forma distinta de trabaja en las tierras de los ricos, que nunca antes se había conocido, EL COLONATO. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario