Google+ Followers

miércoles, 11 de mayo de 2011

Clase del 11 de mayo

En la clase de hoy hablamos de la polis. En el pizarrón escribimos polis como lo hacían los griegos   Пόλίς 
Dijimos que ese era el nombre que daban los griegos a sus ciudades-estado. También explicamos que para ellos, la polis en la que habían nacido era muy especial, la consideraban su patria, cuando viajaban a otra polis se consideraban extranjeros, y sin embargo consideraban que aún estando lejos de su patria el dios o la diosa protectora de la polis los acompañaba y protegía. En aquella época las personas se conocían por su nombre y tenían como apellido el nombre de la ciudad, como por ejemplo Herodoto de Halicarnaso, Parménides de Elea, Pitágoras de Samos, etc.
Recordamos que había muchos motivos de pelea entre las polis, por lo tanto había guerras frecuentes entre ellas, que sin embargo, una vez cada cuatro años se dejaban en suspenso para homenajear a los dioses de todos los griegos en los juegos olímpicos. El período de 4 años que iba de unos juegos a otros se llamaba olimpíada.
Aunque tenían muchas cosas en común, cada polis tenía sus particularidades, tanto en la forma de hablar el griego, en la moneda, en las leyes…
Luego tratamos de hacernos a la idea de los distintos espacios que había en una polis: había un campo cultivado, que era la mayor extensión de la misma (que en sí era bastante pequeña como vimos mirando el mapa), había también un espacio propiamente urbano que estaba amurallado. Dentro de este espacio anotamos la acrópolis, que era una parte elevada en la que estaba el templo para la divinidad de la ciudad, y el ágora, que era un espacio público en el que se hacían negocios, o también se trataban asuntos de la polis, es decir, políticos.

Si observas con cuidado esta imagen, verás todos los lugares que acabo de mencionar.

Al terminar la clase empezamos a ver cómo se gobernaba una polis. Explicamos que era algo totalmente diferente de los egipcios, porque no había súbditos sino ciudadanos. Mientras que los súbditos no podían participar en el gobierno, los ciudadanos sí podían hacerlo.
Vimos que las ciudades-estados al principio, como en la época de la Odisea, tenían un rey, pero además había un consejo, generalmente de los más ancianos, y una asamblea, en la que participaban todos los ciudadanos. Justo al terminar dijimos que en griego asamblea  se escribe Εκκλεςία y se dice eclesia, lo que nos hizo acordar a iglesia. En efecto, en los orígenes del cristianismo, a la asamblea de todos los cristianos se le llamaba con la palabra griega que quiere decir asamblea, es decir eclesia, que luego se transformó en iglesia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario