Google+ Followers

lunes, 23 de septiembre de 2013

Los más pobres también van al campo (23 de setiembre)

En la clase de hoy repasamos lo que habíamos visto el miércoles, y también vimos lo que pasaba con los que no tenían una casa en el campo para irse a vivir allí.
Sucedía que los más ricos, que antes tenían esclavos para trabajar las tierras y hacer otras tareas en esa época les era muy difícil conseguirlos. Muchos esclavos se habían escapado, otros habían sido robados, otros habían muerto... lo cierto es que era necesario conseguir quien hiciera su trabajo.
Por otra parte, las familias más pobres que se iban de las ciudades, porque no tenía trabajo, no conseguían comida, y además eran víctimas de la inseguridad, muchas veces llegaban a una gran propiedad y se transformaban en COLONOS de su propietario, que era el PATRÓN.

En ese momento los colonos dejaban de ser libres. Quedaban comprometidos para toda la vida a servir al patrón, a trabajar sus tierras quedándose con lo suficiente para poder vivir. Sin embargo, con esto ellos también conseguían la protección del patrón frente a peligros o ataques que pudieran surgir en ese lugar.
Es muy importante que recuerden que esta es una RELACIÓN DE DEPENDENCIA PERSONAL. Hablaremos muchísimo de esto en las próximas clases.

En el final de la clase nos interesamos por saber cómo vivían, qué comían, y cosas por el estilo.

Como el día del escrito voy a poner un ejercicio con esto, recuerden lo siguiente: 


  • No había golosinas, ni gaseosas, y el agua que podían tomar era muchas veces fuente de enfermedades. Preferían tomar vino con agua, y a veces también con miel. 
  • Comían poca carne, en general de animales pequeños como conejos, liebres, o aves como gallinas y patos. 
  • Su alimentación se basaba en el pan, que hacían sin levadura, amasándolo mucho, mucho, y luego, cuando estaba duro, lo mojaban con caldo. El pan no era blanco, como ahora. Se parecía al pan negro, porque a veces contenía centeno, y porque el proceso de 'blanquear' la harina es mucho más moderno.
  • No había ni papas, ni tomates, ni chocolate, ni maíz, ni maní, ni porotos... porque son productos americanos que no se conocían en Europa en esa época. 
  • Comían queso, sobre todo hecho con leche de cabra o de oveja más que de vaca. 
  • Comían frutas como manzanas, naranjas, higos, nueces, uvas, aceitunas y frutos del bosque como frutillas, moras, cerezas... pero en cantidad muy limitada. 
  • No usaban sal, y tampoco azúcar, porque en esa época no sabían fabricarla. 
  • No había platos individuales, ni tenedores. Los cubiertos que tenían eran cucharas y cuchillos. En casa de los más ricos eran de metal, y en la de los más pobres de madera. 
  • Los recipientes en que ponían la comida eran fuentes, a veces de metal, a veces de madera, y a veces de barro. Los vasos o copas no eran de vidrio. Podían ser de metal, de cerámica o de madera. 
  • Las camas eran de madera, y solo los más ricos tenían colchones, de lana o de pluma. No había sábanas, solo algo para cubrirse cuando hacía frío.


No hay comentarios:

Publicar un comentario