Google+ Followers

lunes, 2 de septiembre de 2013

El siglo III en el Imperio Romano, un siglo de crisis (2 de setiembre)

En la clase de hoy estuvimos hablando de lo que los historiadores llaman 'La crisis del siglo III'. No es nada sencillo entenderla, así que iremos por partes.
Lo primero que tenemos que hacer, como hicimos en clase, es mirar el mapa y recordar cómo el limes, que parecía algo muy seguro, fue ineficaz en muchas partes permitiendo que entraran distintos grupos de pueblos 'bárbaros' al territorio del imperio.

Sin embargo, esto no fue todo. También el clima fue muy cruel en aquella época. Algunos autores hablan de una mini-glaciación, es decir, de un tiempo en el cual los inviernos fueron mucho más fríos y más largos. No hubo necesidad de mucho esfuerzo para darnos cuenta de que la agricultura (o sea la fuente de la alimentación) había sufrido mucho. La producción bajó cada vez más, provocando hambre a muchas personas porque faltaba la comida, pero también porque se había puesto muy cara. Analizamos con cuidado esta relación que existe entre la abundancia o la escasez de los productos y el precio que tienen en el mercado.

Vean este ejemplo, que copio de un libro del historiador Roger Rémondon:
una misma medida de trigo que valía 1 denario durante la época de Augusto, valía 2 denarios en el año 200, valía 4 denarios en el año 250, 6 denarios en el año 269, 50 denarios en el año 276, 75 denarios en el año 294 y 300 denarios en el año 301.


También estuvimos viendo que el emperador, y decimos el emperador pensando en todos los que gobernaban el Imperio Romano, obtenía el dinero para pagar los sueldos de los soldados y los funcionarios, los palacios, para construir calles, murallas, acueductos, para todo esto obtenía el dinero de los impuestos que cobraba a los productores rurales.

Nos quedó muy claro, sobre todo con los cuadritos que pusimos en el pizarrón y en los cuadernos, cómo si la producción baja, lo que el emperador cobraba como impuesto también bajaba. Explicamos que la solución fue subir el impuesto, pero fue terrible... los productores tenían menos producción y además, más impuestos... En muchos casos la situación fue tan dramática que decidieron abandonar la tierra y no producir nada.

También hablamos de la inseguridad que había en esa época. Gente con hambre, invasores, soldados que no recibían su salario... sí, la inseguridad era un problema cada vez mayor, sobre todo en las ciudades. Esto no deben olvidarlo, es un detalle muy importante para entender lo que pasó en los siglos siguientes.

Por último hablamos de la devaluación de la moneda. Devaluación de monedas es un concepto muy moderno, y sin embargo los romanos lo conocían. Ellos no pagaban con billetes, sino con monedas de metal precioso, como el oro o la plata. También había monedas menos importantes de otros metales.
Para 'de-valuar' la moneda, es decir para que tuviera menos valor lo que hacían era derretir el metal, agregarle otro metal menos valioso y del mismo aspecto, y luego hacer una cantidad mayor de monedas... pero de menos valor. Esto era un problema, porque aunque los salarios se pagaran con esas monedas, luego, cuando iban a comprar cosas, tenían que dar más monedas, y así, todo iba costando mucho más caro...

El miércoles continuaremos viendo cómo las cosas iban cada vez peor en el Impero Romano en esa época.

No hay comentarios:

Publicar un comentario