Google+ Followers

miércoles, 12 de junio de 2013

En 1º2 la clase la dio Bernardo (12 de junio)

Hoy continuamos trabajando con el siglo V, un siglo que empieza y termina con guerras. Hablamos de que el siglo empieza con las Guerras Medicas (490-479) donde luchan persas y griegos, ya que los persas querían conquistarlos.
Dijimos que esta guerra tenia cuatro batallas, que llevan los nombres de los territorios en donde se luchó. La clase pasada habíamos visto dos de estas batallas. Hoy dimos las otras dos.
La tercera batalla fue en la bahía de Salamina que queda muy cerca de la polis ateniense. Luego de que los persas vencieran en Termopilas, siguieron su camino hacia el sur hasta llegar a Atenas. Los atenienses, sabiendo que se venían los persas, decidieron vaciar la ciudad y refugiarse en barcos en la bahía ya mencionada. Los atenienses se encargan de hacer llegar a oídos de Jerjes (el Gran Rey persa), la noticia de que el ejército terrestre ateniense se encontraba muerto, la flota marítima debilitada, y que enviará sus naves a la bahía de Salamina, a través de un falso traidor. Le tendieron una trampa y los persas, mordieron el anzuelo.
En este sitio se encontraban los atenienses, que habían huido de su ciudad, la cual se encontraba siendo saqueada y destrozada por los persas a pesar de estar vacía.
Una vez que los persas entran en las naves griegas que se encontraban en la bahía, los griegos los emboscan e incendian las naves, derrotando a la tropa persa.

Vean la bahía de Salamina señalada con un círculo rojo


































En el siguiente enfrentamiento en Platea, el ejercito persa es definitivamente derrotado por los griegos. Las Guerras Medicas terminan.
Era impensable que Grecia, una región pobre, territorialmente mas pequeña que el gran imperio persa, con menos gente que este último los haya vencido.

Nosotros sabemos que luego de la batalla de Platea los persas nunca mas volvieron a atacar Grecia. Sin embargo los griegos antiguos no sabían que pasaría luego de esta batalla. Es por esto que decidieron en el año 477, la mayoría de las polis griegas, asociarse y formar la Liga de Delos. Delos era una isla sagrada ubicada en el Mar Egeo.

El circulo rojo señala el lugar donde está la isla de Delos


El objetivo de dicha liga era proteger a las polis griegas de un posible futuro ataque persa.
La asamblea de la Liga de Delos se reunía una vez al año y cada polis aportaba dinero, armas, barcos, soldados y todo lo necesario para tener a la orden una buena defensa.
En esa isla se encontraba el tesoro al que todas las polis asociadas aportaban.
Ni bien fue formada la Liga, Atenas fue tomando cada vez mas protagonismo, y terminó siendo ella quien tuvo el papel dirigente. En gran medida gracias al poderío ateniense y sus victorias, la gran mayoría de las polis griegas no estaban bajo la dominación del extranjero persa.
Alegando razones de comodidad, Atenas ordena enviar el dinero de Delos a Atenas, decisión que no es mirada con satisfacción por las otras polis. Si bien con parte de ese dinero se conforma un poderoso ejército, con la otra parte se reconstruyó Atenas, que había sido devastada en dos oportunidades por los persas. Frente a las quejas de las demás polis por dicha situación, Pericles el estratega de Atenas, se justifica diciendo que es justo utilizar este dinero para su polis, debido a que fue la que más sufrió el ataque persa y es la responsable además de su liberación.
Otras medidas abusivas por parte de Atenas hacia las demás polis fue que impuso su forma de gobierno, su moneda y creó colonias militares en territorios pertenecientes a otras polis. Con estas medidas Atenas tenia controladas a todas las polis.

Como dijimos muchas polis no estaban contentas con el modo de proceder de Atenas, y por esto decidieron abandonar la Liga de Delos y asociarse en otra liga; la Liga del Peloponeso. En dicha liga, quien tenia el liderazgo o la hegemonía era una polis muy conocida por nosotros; ESPARTA.
Estas dos ligas van a sostener durante 27 años (del 431 al 404) la llamada Guerra del Peloponeso. Esta no fue una guerra entre griegos y extranjeros, todo lo contrario. Fue una guerra entre los propios griegos, que unos años atrás habían luchado juntos contra los persas.
En la Guerra del Peloponeso fue vencida Atenas, y todo su prestigio y brillo se opacó.

Con esta guerra y su crisis posterior, se termina el siglo V.

La clase que viene hablaremos rápidamente de esta crisis y comenzaremos con el nacimiento de una nueva potencia; MACEDONIA.

Les dejo el siguiente texto de Macedonia, el cual deberán leer para este viernes.

Macedonia es una región situada al norte de Grecia, alejada de las importantes polis griegas. Era una región desprestigiada por los griegos, quienes consideraban a los macedonios bárbaros.
Era una región fría y boscosa, con abundantes recursos, incluso en mayor escala que en el resto de Grecia. Presentaban buenas tierras para cultivar, pasto para la ganadería, ricos bosques que producían la mejor y mayor cantidad de madera del Mediterráneo.
Los macedonios son de procedencia indoeuropea pero a diferencia de los demás griegos, no se organizaron en polis, quedaron en una etapa política que los demás griegos casi no recordaban en su memoria histórica colectiva: tenían un régimen monárquico antiguo, es decir un Rey. El monarca tenía a su lado a un grupo selectos de nobles que lo apoyaban en sus decisiones, no tenían más instituciones que el Rey, a diferencia de los demás estados griegos.
Una vez que el monarca moría, comenzaba un período de inestabilidad interna entorno a decidir qué persona debía sucederle en el poder, enfrentándose todos quienes decían tener derecho a la corona.

Filipo II

Fue Rey de Macedonia entre los años 355 al 336 a.c. Se le atribuye el mérito de haber transformado Macedonia de un estado dividido y débil a una potencia poderosa. Los testimonios de Atenas son muy severos para con la imagen de Filipo, mostrando una imagen  de hombre violento, intolerante y alcohólico. Los griegos lo consideraban incivilizado porque además había participado en muchas guerras y por eso tenía un ojo vendado que le hizo perder una vista; tenía un brazo paralizado y era rengo.
Filipo II se traba en lucha con la polis griega de Tebas, en donde es vencido siendo apresado.

Adquirió durante el tiempo que fue prisionero de los tebanos, todas sus tácticas de batalla, lo cual significaba una ventaja a la hora de luchar con los demás estados griegos. Durante este período en Tebas, no sólo aprovechó los conocimientos relacionados con la guerra, sino también hizo uso de la diplomacia como recurso. La diplomacia era la capacidad de negociar con jefes de otros territorios. La táctica de guerra que aprendió fue la formación de falange. La falange era una formación militar que ubicaba a los guerreros unos juntos a otros. Filipo le incorporó un arma letal: la Sarisa. Esta era una jabalina de entre 5 y 7 metros de longitud. La formación en falange, la Sarisa y la incorporación de una fuerte caballería, hacían al ejército macedonio muy fuerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario