Google+ Followers

lunes, 10 de junio de 2013

En 1º2 la clase la dio Bernardo (10 de mayo)

En la clase de hoy retomamos con Grecia, concretamente con los acontecimientos del siglo V a.c.
Analizamos una frase de un historiador francés llamado Pierre Leveque que dice; 

“El siglo V nació con sangre y terminó con sangre”

Ustedes se dieron cuenta muy rápido de que esa frase del historiador pretendía asociar que el siglo V empezó y terminó con guerras.
La guerra con la cual empezó este siglo fueron las Guerras Médicas. El término “médicas” no hace referencia a la medicina ni a nada semejante. Tiene que ver con la forma en que denominaban los griegos a los Persas, los llamaban Medos. Nosotros los conocemos como Persas.

Nunca antes habíamos hablado de los Persas, por lo cual, conocimos su enorme imperio y su forma de gobierno.
Lo ubicamos geográficamente diciendo que el mismo se encontraba al oriente de Grecia, es decir, al punto cardinal este.


Dijimos que al imperio lo gobernaba un gran rey y que a diferencia de las polis griegas no tenían ni consejo ni asamblea.
Estaba dividido territorialmente en Satrapías, que vendría a ser una división similar a la del Uruguay, lo único que nuestras divisiones se llaman departamentos. Cada una de las Satrapías estaba gobernada por un Sátrapa que debía pagar tributo y debía lealtad al gran rey. Tenia un gran poder, es por eso que hoy en día la palabra Sátrapa se usa para denominar a una persona que tiene mucho poder y que puede llegar a abusar de él.
Si bien era muy importante el poder que tenia el Sátrapa, este estaba vigilado por unos funcionarios del imperio, que se denominaban los “ojos y oídos del rey”. Eran personas que, camuflados entre la población, espiaban que todo estuviera funcionando como el gran rey lo deseaba; por ejemplo que cada Sátrapa pague el tributo, que no se este organizando una rebelión contra el gran rey, etc.

Este gran imperio tenia ansias de expandirse y conquistar todas las polis de Grecia. Empezó por las polis que estaban ubicadas en el Asia Menor (actualmente esa zona es Turquía). Una de las polis allí ubicada, Mileto, fue invadida y por esto lanzó un mensaje pidiendo ayuda a las demás polis. A este llamado solo respondió Atenas.
Mas allá de la ayuda ateniense, Mileto fue conquistada.

Luego de este episodio, los Persas, llegaron a Atenas y se enfrentaron con ellos en la Batalla de Maratón. Maratón era un territorio que se ubicaba a unos 42 kilómetros de la polis ateniense. En esta batalla los griegos vencieron a los Persas. Para comunicar lo sucedido en la batalla, los soldados atenienses enviaron un mensajero a Atenas. Este mensajero recorrió a pie los 42 kilómetros que separaban Atenas de Maratón, ni bien trasmite el mensaje, el mensajero muere. Es gracias a este episodio que hoy en día existe una disciplina en los juegos olímpicos llamada Maratón, en la que los maratonistas recorren 42 kilómetros a pie.

A pesar de la primer derrota en Maratón, los Persas no se dieron por vencidos y siguieron intentado conquistar Grecia. En su segundo intento se enfrentaron en Termópilas con los 300 espartanos liderados por el rey Leonidas.
Termopilas era un territorio muy montañoso (como toda Grecia). Para seguir avanzando por territorio griego, los Persas tenían que pasar si o si por un lugar muy angosto, rodeado de montañas que era donde los esperaban los 300, que tapaban dicho pasaje para que no sigan avanzando.
Gracias a la ayuda de una persona que vivía en aquella zona (la historia nos cuenta que podría haber sido un campesino) los Persas tomaron un camino alternativo y rodearon a los 300 espartanos, tomándolos por la espalda.
El rey Leonidas y sus guerreros espartanos cayeron en esa batalla.


La clase que viene vamos a seguir con las Guerras Medicas y los acontecimientos del siglo V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario