Google+ Followers

miércoles, 27 de abril de 2011

Clase del 27 de abril

En la clase de hoy estuvimos hablando de un fenómeno natural absolutamente extraordinario, que es el desborde anual del río Nilo. Recién a fines del siglo XIX, es decir hace unos 150 años, se sabe que ese desborde tiene que ver con las lluvias que se producen en las nacientes del Nilo, en el centro de África. Los egipcios lo interpretaban como una manifestación “divina”.
El hecho es que gracias a ese desborde anual, en las laderas del Nilo, que atraviesa un desierto en el que nunca jamás llueve, la tierra fue durante milenios casi la más fértil del mundo.
En la actualidad, lamentablemente las cosas han cambiado. La construcción de grandes represas hidroeléctricas como la de Asuán, ha provocado cambios en el equilibrio ecológico y la situación ha empeorado mucho en relación a aquella época. 

En esta foto aérea se puede ver, en la parte inferior, el embalse de la represa de Asuán, que es una de las más grandes del mundo. En el lugar que ahora ocupa el embalse había templos antiguos importantísimos, que fueron trasladados a otro lugar, con un enorme esfuerzo y a un costo fabuloso.

Puedes ver este pequeño video acerca de este trabajo

Puedes leer acerca de la Presa de Asuán en

En la próxima clase trabajaremos con las consecuencias que tuvo para los egipcios el haber vivido en un lugar tan maravilloso. Para eso leeremos un fragmento escrito por un historiador llamado Leornard Woolley.

“En términos generales, la villa egipcia era abierta y también de tamaño reducido. Debe recordarse que, del principio al fin, la economía egipcia se basó en la agricultura. La inmensa mayoría de la población vivía de la tierra y trabajaba en ella. Necesitaban un mercado donde pudieran intercambiar sus productos por otros que ellos mismos no podían producir. La villa tuvo que contar con comerciantes y artesanos de la clase más modesta y también habría funcionarios y sacerdotes vinculados al templo local. No hubo, sin embargo, grandes industrias ni comercio en gran escala que crearan una gran población urbana o dieran origen a una clase media. No hubo nada que exigiera una organización urbana propia de una ciudad.”

Autor: Leonard Woolley
Obra: Historia de la Humanidad (tomo I) pág. 507

En la clase voy a preguntar información acerca de él. La puedes obtener en
 http://www.biografiasyvidas.com/biografia/w/wooley.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario