Google+ Followers

viernes, 8 de noviembre de 2013

Una sociedad de 'órdenes' (8 de noviembre)

En la clase de hoy estuvimos hablando de cómo se organizaba la sociedad... posiblemente a partir del siglo X.
Nos costó un poco entender la idea de ORDEN, porque aunque todos conocíamos la palabra en varios usos... el de hoy era uno nuevo. Hablamos de que en esa época, en la mayor parte de Europa el cristianismo era la única religión practicada. Entonces, sin importar los feudos, los condados, las regiones o los reinos, a todo ese espacio geográfico en el cual el cristianismo era la religión que compartían todos, lo llamaban la CRISTIANDAD.

Esto nos llevó a entender que la Iglesia, y los sacerdotes de distinta jerarquía que actuaban en su nombre, eran muy poderosos. En sus manos estaba la salvación de las almas de toda la cristiandad.
De hecho, fueron ellos los que, en el siglo X establecieron un orden para esa sociedad tan compleja e inestable, afectada por las guerras, las invasiones y la inseguridad. Vieron que, en definitiva, había tres grupos en ella, a los que llamaron órdenes (pero también estamentos, estados, y de otras maneras según las regiones, los idiomas y las épocas).

Entonces establecieron lo siguiente:
Había tres órdenes que conformaban la sociedad, o sea, tres grupos diferentes de personas.
Antes de nombrarlos, recordemos que lo que hacía diferente a un orden del otro era que se regían por leyes diferentes, y por lo tanto tenían derechos y obligaciones diferentes. La sociedad feudal no era una sociedad igualitaria.

A nosotros eso nos pareció raro, porque estamos acostumbrados a la igualdad ante la ley, y a que la igualdad de derechos esté presente en nuestras vidas. Si una persona de esa época viniera al tiempo actual, en este país o en otro, probablemente se sorprendería que dentro de un mismo país, todas las personas, de todas las  familias, y teniendo por ejemplo riqueza diferente, tengan los mismos derechos. 

Los tres órdenes de la sociedad feudal eran:

EL CLERO (a los que llamaban oratores, en latín)

LA NOBLEZA (a los que llamaban bellatores, en latín)

EL 'TERCER ESTADO'  (a los que llamaban laboratores, en latín)



DEBERES: 

Lee atentamente este texto. Te presento una versión en español, y otra... solo para que tengas una idea, en latín, tal cual como fue escrito el texto originalmente.
Leyendo la versión en español deberás entregar un nuevo texto, que no contenga ningún fragmento idéntico al del autor, que se llamaba Adalberón de Laon y escribió este poema en el año 998, o sea hace más de mil años.
Sé que será un gran esfuerzo hacerlo, pero también puede tener una buena nota. Un consejo: leer el texto en el blog, alejarse de la pantalla de la computadora o cerrar la página... y luego escribir solo lo que recuerdes. No intentes recordar las palabras textuales, sino las ideas. Una pista: es lo que dimos en clase...

He aquí el texto:

El orden eclesiástico no compone sino un solo cuerpo. En cambio la sociedad está dividida en tres órdenes. Aparte del ya citado, la ley reconoce otras dos condiciones: el noble y el siervo, que no se rigen por la misma ley.
Los nobles son los guerreros, los protectores de las iglesias. Defienden a todo el pueblo, a los grandes lo mismo que a los pequeños y al mismo tiempo se protegen a ellos mismos. La otra clase es la de los siervos. Esta raza de desgraciados no posee nada sin sufrimiento.

Provisiones y vestidos son suministrados a todos por ellos, pues los hombres libres no pueden valerse sin ellos. Así pues, la ciudad de Dios [es decir, el mundo], que es tenida como una, en realidad es triple. Unos rezan, otros luchan y otros trabajan. Los tres órdenes viven juntos y no sufrirían una separación. Los servicios de cada uno de estos órdenes permiten los trabajos de los otros dos. Y cada uno a su vez presta apoyo a los demás. Mientras esta ley ha estado en vigor el mundo ha estado en paz.
Adalberón de Laon: Carmen ad Robertum regem francorum, año 998
Res fidei simplex, status est sed in ordine triplex.
Lex humana duas indicit conditiones :
Nobilis et seruus simili non lege tenentur.
Nam primi duo sunt : alter regit, imperat alter ;
Quorum preceptores puplica firma uidetur.
Sunt alii quales constringit nulla potestas,
Crimina si fugiunt quae regum sceptra coercent.
Hi bellatores, tutores aecclesiarum;
Defendunt uulgi maiores atque minores
Cunctos, et sese parili more tuentur.
Altera seruorum diuisio conditionum :
Hoc genus afflictum nil possidet absque dolore.
Quis abaci signis numerando retexere possit
Seruorum studium, cursus, tantosque labores?
Tesaurus, uestes, cunctis sunt pascua serui;
Nam ualet ingenuus sine seruis uiuere nullus.
Cum labor occurrit, sumptus
 et habere perobtant,
Rex et pontifices seruis seruire uidentur ;
Pascitur a seruo dominus quem pascere sperat.
Seruorum lacrimae, gemitus non terminus ullus
.
Triplex ergo Dei domus est, quae creditur una :
Nunc orant, alii pugnant, aliique laborant.
Quae tria sunt simul et scissuram non patiuntur ;
Unius offitio sic stant operata duorum ;
Alternis uicibus cunctis solamina praebent.
Est igitur simplex talis conexio triplex ;
Sic lex praeualuit, tunc mundus pace quieuit.
Tabescunt leges, et iam pax defluit omnis ;
Mutantur mores hominum, mutatur et ordo.
Rex, tunc iure tenes lancem, tunc proregis orbem,
Procliuos noxis cum legum stringis habenis.

Adalberón de Laon: Carmen ad Robertum regem francorum, año 998

No hay comentarios:

Publicar un comentario