Google+ Followers

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Después de muchos siglos, la vida urbana comenzó a renacer en Europa (20 de noviembre)

En la clase de hoy vimos como, gracias a la relativa paz que reinaba en Europa después del final de las invasiones, cosa que ocurrió cerca del año 1000, hubo muchos cambios.
Repasamos de clases anteriores, el aumento de la población, los cambios en los cultivos (agregando los guisantes), los cambios en las herramientas (el enganche de los animales de tiro y las modificaciones hechas a los arados), y también vimos que como la población seguía aumentando porque tenían mejor alimento, entonces también talaron los bosques, desecaron pantanos y le 'robaron' terreno al mar en algunas regiones de Europa, como la que actualmente es Holanda.

Después de este repaso vimos que, bajo esas condiciones, comenzó a haber un cierto número de personas que no necesitaban ir a trabajar al campo. Piensen en que la población aumentó, y aunque aumentó la superficie de los cultivos, tenían formas más eficientes de cultivarlos en menos tiempo. Por eso, de a poco empezó a haber especialistas en trabajos diferentes del cultivo de la tierra, como por ejemplo ceramistas para hacer utensilios domésticos como tazas, platos, etc. También comenzó a haber tejedores, herreros, carpinteros, que no eran agricultores más que si se volvía imprescindible por alguna razón.

Luego vimos que como había más productos, de a poco fue surgiendo la idea de comerciarlos con otras personas, y así comenzaron a surgir las ferias, que se realizaban durante un día o dos, una vez cada tanto, en algún lugar significativo como podía ser un cruce de caminos.
Este dibujo representa una de esas ferias






Conversando nos dimos cuenta que si la feria duraba más de un día, o tal vez varios como una semana, había que ver donde dormir, donde comer, etc. Así que de a poco, en esos lugares empezó a haber lugares más estables para pasar la noche, para alimentarse, y también para ir a misa los domingos. 
Estas FERIAS, se llamaban así, porque durante ese día o esa semana el señor de la tierra en la que se realizaban (no había ninguna tierra que no tuviera un señor) no ejercía su 'señorío', y por lo tanto eran días 'de feria' en los cuales todos eran libres... no estaban sujetos a la dependencia personal del señor.
Al final, muchas de estas ferias se convirtieron en pequeñas ciudades, a las que llamaban 'burgos'. Por eso muchas ciudades europeas incluyen 'burgo' en su nombre, como Hamburgo, Friburgo, Cherburgo, Luxemburgo, etc. 
Entonces, a las personas que vivían en los burgos, se llamaban BURGUESES.

Casi cuando terminaba la clase comentamos que a algunos señores no les parecía bien la idea de tener un burgo, es decir una pequeña ciudad en su territorio, porque en realidad era un lugar en el cual él no tenía poderes, su señorío no contaba en ese lugar. Algunas veces fue más difícil que otras, pero al final los señores concedían la libertad a ese pequeño territorio y a sus habitantes. La mayoría de las veces redactaban una carta de libertad que servía de garantía a los habitantes de la nueva ciudad. También se decía que esa ciudad tenía FUEROS, que es una palabra nueva. Refiere a las libertades de las que gozaba esa ciudad en particular, concedidos por un señor feudal. 
Vean estas imágenes:
Esta imagen muestra cuando una ciudad obtenía sus fueros.
En realidad los está obteniendo del rey y no de un señor feudal,
pero el rey lo hacía siguiendo una tradición que habían creado los señores feudales

Estas dos imágenes muestran los textos por los cuales unas ciudades obtuvieron sus fueros.









No hay comentarios:

Publicar un comentario