Google+ Followers

viernes, 7 de octubre de 2011

Carlomagno y su imperio (7 de octubre)

En la clase de hoy hablamos del reino de los Francos. Los Francos eran uno de los pueblos que se habían instalado en el territorio del Imperio Romano.
Los Merovingios eran una familia de reyes (o sea una dinastía) de los Francos. Los deberes trataban sobre ella y servían para ver un ejemplo de lo que habíamos dicho en clase respecto de la forma de gobernarse que tenían esos reinos y lo inestables que eran.
En el final del texto de los deberes se mencionaba al mayordomo de palacio, que era un cargo muy importante en el gobierno de esos reyes. Era como un asesor del rey, pero con muchos poderes.
Así sucedió que uno de ellos finalmente se convirtió en rey, sustituyendo a la dinastía (familia de reyes) de los Merovingios por la de los Carolingios (que viene del nombre de Carlos).

En el año 768 comenzó a reinar Carlos, que luego fue llamado CARLOMAGNO (que quiere decir Carlos el Grande, como Alejandro Magno quería decir Alejandro el Grande). En ese momento tenía unos 20 años, ya que no se sabe exactamente la fecha en que nació. Había heredado un gran reino que se extendía sobre el territorio de muchos pequeños reinos más antiguos que habían sido conquistados por sus antecesores (es decir, su padre y su abuelo).

En este mapa la zona coloreada en azul es la que Carlomagno tenía cuando comenzó a reinar.
En color rojo están marcadas las conquistas que hizo, y en color mostaza están marcados los territorios de reinos que eran sus aliados y le pagaban tributos (que son como impuestos).





























Fíjate en este mapa cómo se fue expandiendo el reino de los Francos, hasta que al final se dividió entre los nietos de Carlomagno



Casi todo lo que sabemos acerca de Carlomagno se lo debemos a Eginardo (o Einhart), que era su amigo. Eginardo sabía leer y escribir, y cuando Carlomagno murió escribió una biografía llamada Vita Karoli Imperator, que quiere decir La vida del Emperador Carlos.

En la ficha que tienes pegada en el cuaderno está este fragmento de la obra de Eginardo:


Era hombre de formas robustas y proporcionadas, de elevada aunque no desmedida estatura, pues medía siete veces la longitud de sus pies. La parte superior de su cabeza era redonda y los ojos muy grandes y vivaces. La nariz un poco más grande que lo regular y el cabello de hermoso color rubio. El rostro de su expresión alegre y afable. Su aspecto era majestuoso y digno, llamando la atención por su continente varonil y tenía un timbre de voz clara y sonora. Su espada siempre pendiente del cinto, tenía la empuñadura de oro o de plata. En las solemnidades se presentaba con un traje entretejido de oro y zapatos cubiertos de piedras preciosas. Llevaba el manto sujeto con un broche de oro y en la cabeza una diadema del mismo metal con piedras preciosas.


Carlomagno no aprendió a leer y escribir hasta que tenía más de 40 años. Eginardo, que fue quien le enseñó, nos cuenta que le daba muchísimo trabajo, pero no se dejaba vencer por la dificultad. Practicaba todo lo que podía, y trataba de hacerlo en privado para que los demás no vieran sus limitaciones.
Para sellar los documentos oficiales él se inventó un 'monograma', que es como una firma dibujada
Mirando con atención, descubrimos que las consonantes K R L S están en los bordes, y en el rombo central se podrían trazar la A, la O y la U que en esa época era siempre una V.

En muchos documentos entonces aparecía lo siguiente:
 que aunque no lo creas, quiere decir
signum (y allí sigue el monograma) Caroli gloriossisimi regis... ,
 traducido al español dice:   firma de Carlos, rey gloriosísismo....

Finalmente en la clase contamos que Carlomagno no tenía una residencia fija. Estaba siempre viajando por su imperio, sobre todo en la parte oriental del mismo.
Este mapa te muestra con líneas rectas (o sea que solo vale el punto de partida y el de llegada, no es que haya pasado por allí) todos los viajes que los historiadores han podido documentar a partir de numerosísimos testimonios escritos que han quedado de aquella época.

No hay comentarios:

Publicar un comentario