Google+ Followers

lunes, 25 de julio de 2011

Clase del 25 de julio

En la clase de hoy hablamos de lo que pasó con el imperio de Alejandro luego de su muerte.
Dijimos que como no había un heredero capaz de tomar el lugar de su padre, puesto que su hijo tenía apenas 4 años, hubo una disputa entre los principales generales de Alejandro, que terminaron quedándose con distintas partes del imperio.
En este mapa se pueden ver los distintos reinos en los que se dividió, aunque podríamos tener muchos mapas diferentes, porque las fronteras de esos reinos variaron mucho hasta que finalmente desaparecieron en manos de los romanos, de los persas, y de otros pueblos. Como puedes ver, en esa época Roma todavía dominaba solo el territorio de Italia.




























A la época que se extiende entre la muerte de Alejandro en el año 323 aC y la muerte de Cleopatra, la última reina de Egipto, descendiente de Ptolomeo Lago, en el año 30 aC, los historiadores le han llamado EPOCA HELENISTICA. Quiere decir que no es una época en la que haya solo elementos griegos, sino que los griegos predominan en algunos aspectos (eso, ya lo vimos las clases anteriores).

En la segunda parte de la clase hablamos de cómo se legitimaba el poder del rey en los reinos helenísticos.
Hablamos de los poderes políticos legítimos, es decir auténticos, que son reconocidos por los gobernados y pusimos varios ejemplos. Pusimos el ejemplo de los egipcios, de los griegos de las polis, de nuestro país. Vimos que en cada caso la legitimidad del poder político tenia distintos orígenes.
Para los monarcas helenísticos nos ocupamos de destacar el hecho de que contaban con la aprobación de los dioses, y que además eran reconocidos por el ejército y podían usar la fuerza de las armas en su favor. También explicamos que no era necesario que cada rey legitimara su poder, sino que si lo recibía de su padre, heredaba de él la legitimidad del poder que ejercía sobre sus súbditos (en estas condiciones nunca podríamos hablar de ciudadanos, nadie podía elegir a los gobernantes ni participar en el gobierno, solo el rey).

En la próxima clase veremos cómo Roma conquistó un gran imperio alrededor del mar Mediterráneo, convirtiéndose, desde el punto de vista político, en una monarquía helenística. Los romanos, igual que los griegos, empezaron siendo ciudades-estado, con ciudadanos, y terminaron siendo grandes imperios con súbditos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario