Google+ Followers

viernes, 23 de noviembre de 2012

Vivir en una ciudad medieval (23 de noviembre)

En la clase de hoy estuvimos hablando de como se vivía en esas pequeñas ciudades de las que hablamos en la clase pasada. No tenemos que olvidar que era una época muy distinta a la nuestra, que no estaban acostumbrados a vivir en ciudades, ni a comerciar... comprando cosas que desde hacía siglos los campesinos realizaban ellos mismos.
Con el aumento de la población ya no era tan necesario que todos fueran a trabajar al campo, y al mismo tiempo se necesitaban mucho más cosas de esas que no producía la agricultura: muebles, vestimentas, utensilios domésticos, etc. Así renacieron las artesanías, y también el comercio para vender esos productos en otras ciudades, o ir a comprar en otros lugares los materiales para producirlas (como las telas, o la lana, o  el lino, o las tinturas, o las maderas, los clavos... y otras tantas cosas).

En la clase de hoy explicamos con mucho detalle cómo se organizaban los trabajadores (o sea los artesanos y los comerciantes) en aquella época.
Para eso lo primero que dijimos era que no había trabajadores independientes, como puede haber hoy en día. Todos los que tenían un mismo oficio formaban una CORPORACIÓN o un GREMIO.
Había gremios de panaderos, de tejedores, de herreros, de orfebres, de escultores, de pintores, de constructores, de carpinteros, de alfareros (ceramistas), de cesteros, de zapateros... y muchas otros. También había un gremio de comerciantes.

Esta corporación tenía muchas funciones:

  • se encargaba de la formación de los artesanos, así los aprendices que eran aceptados, se iban a vivir con su maestro, que les enseñaba el oficio. Cuando el aprendiz estaba pronto para ser un maestro, daba una especie de examen frente a los maestros, presentando una OBRA MAESTRA. Nos interesó saber que nadie perdía ese examen por dos razones: una, porque el maestro no permitía que nadie se presentara si no estaba pronto, porque un mal trabajo era un desprestigio para él. La segunda razón, es que como no había trabajadores independientes, los aprendices lo que más querían era ser aceptados por los maestros, así que nunca se presentarían con un mal trabajo. 
  • la corporación también controlaba las normas de producción, que garantizaban la calidad de los productos. También fijaba los precios, para que no hubiera competencia entre sus integrantes. Era obligación trabajar a la vista del público, o con la puerta y la venta abiertas, o directamente en la calle.
  • La corporación también tenía una CAJA a la que contribuían todos, y se usaba para auxiliar a un artesano enfermo o que había tenido un accidente de trabajo, o que tenía alguna discapacidad permanente como la ceguera, o que ya estaba muy anciano para trabajar. Si moría, la corporación se encargaba del mantenimiento de su viuda y de la educación de los hijos.
  • Cada gremio tenía un santo que era su 'patrón' y que se consideraba que lo protegía. Todos los años, en la fecha de ese santo organizaban procesiones, misas, hacían ofrendas y a veces había una gran fiesta para toda la ciudad. 




OBSERVA BIEN ESTA IMAGEN. ES POSIBLE QUE TE SEA DE GRAN UTILIDAD EN LA PRUEBA SEMESTRAL



No hay comentarios:

Publicar un comentario