Google+ Followers

viernes, 26 de abril de 2013

En 1º4 la clase la dio Carlos (26 de abril)



El viernes 26, dedicamos la clase a hablar acerca de las crisis de las polis griegas. Vimos que la sociedad estaba organizada de tal manera que no resistía el aumento natural de la población que se estaba dando.  Recordamos que las mejores tierras estaban en manos de unos pocos nobles. En cambio, la gran mayoría de la población solo poseía pequeñas parcelas de tierra, apenas suficientes para mantener a una familia. Pero cuando esas familias crecían, esos pequeños propietarios, para evitar el hambre, no tenían otro remedio que endeudarse con los grandes propietarios.

Esos grandes propietarios (los nobles) imponían fuertes intereses por lo que prestaban. Muchas veces, esas condiciones eran tan duras, que resultaban imposibles de cumplir. Eso trajo graves consecuencias. Imaginen que llegara un año de sequía, un invierno demasiado prolongado, una plaga que matara los cultivos y los animales… En ese caso, al pequeño propietario no le quedaba otro remedio que entregar su tierra como pago y si eso no era suficiente, debía entregar su persona y su familia, como esclavos.

Una solución para esta realidad tan terrible, fue emigrar hacia países extranjeros para encontrar allí un nuevo lugar donde poder vivir y prosperar. La decisión de partir debió ser, para muchos, un hecho doloroso, porque  dejaban para siempre sus casas, las tierras de sus padres y muchos seres queridos, para irse a un lugar desconocido. Pero también vale decir que seguramente muchos de ellos partieron movidos por un gran espíritu de aventura. Ellos conocían los poemas homéricos, la Ilíada y la Odisea y los viajes llenos de aventuras que allí se narraban. Además,  con cada barco que llegaba a los puertos de las polis, llegaban los testimonios de los navegantes, quienes también contaban  maravillas y eso debió haber animado a muchos a emprender la partida.  
 
También vimos que la partida era un acto religioso: realizaban consultas a los dioses en los oráculos  y les ofrecían sacrificios para que les fueran favorables. Al partir en los barcos, llevaban puñados de la tierra de la polis  donde habían nacido; también llevaban el fuego sagrado de los templos y las imágenes de la divinidad poliada, de la que ya hemos hablado la clase anterior. También hay que decir que el jefe de la expedición también cumplía la función de jefe religioso.

Un concepto importante que trabajamos en la clase fue el de metrópolis, es decir la “ciudad madre”, pues desde ella podían partir muchas expediciones para fundar colonias que no eran otra cosa que nuevas polis. El lunes vamos nos vamos a dedicar a esas colonias: donde estaban ubicadas, como eran los actos fundacionales, a que producciones se dedicaban, sus relaciones con las metrópolis y muchas cosas más.
Para quienes necesiten algún dato para agregar al mapita que trabajamos en clase, les dejo este para que puedan ver bien donde están ubicados los mares Mediterráneo, Negro y Egeo. No olviden pintarlo y traerlo a clase el lunes.



Observen las zonas coloreadas de rosado y las flechas rojas que señalan las zonas adonde se dirigieron los antiguos griegos para fundar establecerse allí y fundar nuevas polis. De todo eso vamos a hablar el lunes.


IMPORTANTE: Les dejo mi correo electrónico: carlosgutierrez664@gmail.com
No dejen de escribirme por cualquier duda, comentario o consulta acerca de los deberes o de lo que vimos en clase. Con gusto les voy a responder a todos. Hasta el lunes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario